martes, 14 de septiembre de 2010

Erotismo en estado puro



De repente, ella que esta medio dormida, siente como el la acaricia.
Primero son caricias tímidas, rozando solo su cuerpo, casi con pudor.
Luego las caricias suben de tono, cada vez más por todo el cuerpo, las manos la recorren de arriba a abajo.
No puede ni pensar ya, pero han pasado muchos años desde la ultima vez.
Sensaciones que creía olvidadas, vuelven....
Su cuerpo responde  a las caricias, se amontonan y se repiten.
Él, la voltea, la levanta, un torbellino incontrolable de pasión.
De repente NADA

¡¡Pero que paso!!-
Shhht-la calmó él, ya está....
-¿cómo que ya está?-
-Si, sigue durmiendo, ya encontre el mando de le tele

6 comentarios:

lisebe dijo...

Reina que desconcierto!!!!!!!!!!!!!!

No dejemos que eso ocurra para eso ya estamos bien solassssssssssssssssssss!!

Besossssssssssssssss preciosa

Calambur dijo...

Que triste que te despierten, ja ja... y más con algo tan intenso y olvidado... y más aún por un mando, ja ja...

Aires dijo...

Me gusta... Besote.

Ale Meza dijo...

Oye me gusta, se espera mucho más para el final y el lector se sumerge en una eterna pasion, pero al final nos sorprendes con una realidad cruel! me gusta!!!! ;)

snagay dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
dias de sexo dijo...

espero que esta sea, la ultima vez que estes...sola...