jueves, 27 de noviembre de 2008

¿Pero existen los milagros?


Ese frío que se cuela por tus poros, ese estremecimiento que te congela.
Ese aire que despierta tus sentidos, ese ir y venir por los caminos, buscando sin encontrar, perdidos en los recovecos del día a día.
Ese estar sin querer estar, ese querer salir corriendo y quedarse clavada en el lugar.
Sabes que quieres y sabes que no puedes, pero aun así te levantas y sigues a su lado.
Tienes la certeza de que todo cambiara, quizás esperes solo un milagro, pero sabes de sobra que estos no existen.
Pero estar cuando no hay mas remedio , cuando la vida te empuja a seguir, cuando por dentro eres todo ebullición, cuando tu cabeza no deja de pensar que haces solo lo que debes, y que ahora no podría ser de otro modo, te conformas.
Podría salir corriendo, pero no seria licito ni honesto. Huir cuando las cosas están mal no es para mi.
Te conformas, palabra de cobardes.
Y sigo esperando ese milagro.

5 comentarios:

Mencía dijo...

Ays niña ... no te digo nada. Mi entrada penultima lo dice todo. A veces la vida nos pone dificil cualquier movimiento , acción o alternativa pero ¿sabes queeee? los milagros existen, sólo hay que seguir soñando.

Besosmil.

imaging68 dijo...

Conformarte no es una cobardía. No resulta fácil tomar decisiones, sobretodo cuando no se pueden tomar, aunque tengas la sensación de que eres libre para hacerlo.
Pero la vida cambia, y, más que un milagro, lo que sucede es que coges fuerza, ves la luz y das el paso. Decides que hay algo más fuerte, que es tu vida, y que tiene que seguir adelante.
Besazos...

Striper dijo...

Si claro que existen, muy buen post.

lisebe dijo...

Los milagros existen Sara si los hacemos llegar, el pasar por situaciones dificiles y no saber como salir, además de ser humano es lógico, y no es un acto de ser valiente o no, sino de saber afrontar lo mejor posible la cuestión.

Así que animo y adelante , que los milagros vienen cuando menos uno lo espera en el momento justo, cuando es necesario.

Muchísimos besos

Aires dijo...

Al leerte, de forma escrita muy diferente, he visto alguna similitud con alguno de mis post. Qué difícil es saber, a medida que se acerca el "enemigo", cuál es el momento adecuado para echar a correr. Un beso que te acompañe esperando ese milagro, que incluso a veces aparece.